World to the West y el diseño

World to the West es el nuevo juego de Rain Games, creadores de Teslagrad. Antes de empezar con el análisis, quiero hacer una anotación: No tenía ni idea de que este juego compartía universo con Teslagrad, así que me zambullí en él esperando encontrar algo completamente independiente. Obviamente, no fue así. Esto no resta, solo es un factor, y en principio, no es ningún impedimento. La nueva obra del estudio se puede disfrutar sin conocer lo anterior, pero hay alguna que otra referencia a su otro título. Por esto, creo que es recomendable venir con los deberes hechos. Hace un par de añitos un compañero le dedicó un análisis a este otro título, y quedó bastante satisfecho. Dicho esto, dentro análisis.

Esta vez nos encontramos con un juego de puzles en el que tendremos que controlar a cuatro personajes. Todos ellos tienen características completamente diferenciadas, y a lo largo de la aventura iremos consiguiendo mejoras y nuevas habilidades que nos permitirán sortear más obstáculos.

Sin embargo, la gracia es que no dispondremos de todo el elenco desde el principio. Empezaremos controlando a una Teslamante, y después de un corto prólogo, no volveremos a saber de ella hasta haber jugado con el resto de personajes. Esto me recuerda bastante a Dragon Quest IV, salvando las distancias de la cantidad de horas que hay que dedicar en ese título para volver a controlar al protagonista.

Los puzles son ingeniosos, y el diseño de niveles incita al jugador a sumergirse en el argumento de cada personaje, conociendo así las historias personales de los cuatro personajes y viendo cómo, por una cosa o por la otra, se acaban hilando.

World to the West viene de la mano de un estilo artístico muy cartoon, minimalista, pero eficaz. Los colores son planos y vivos. Entra por los ojos de primeras. La cámara se sitúa en un plano cenital, recordando a los Zelda en 2D. Nos da la opción de moverla para poder ver más allá, a diferencia de los Zelda, pero pocos son los momentos donde esto me ha hecho falta, ya que todo suele verse bastante bien. Pese a esto, es buen añadido.

Y cuando digo suele verse es porque hay veces que no. La cámara no es la culpable, sino la iluminación. En las cuevas falta luz, e imagino que esto está hecho adrede porque, carajo, es una cueva. Pero esto atenta contra el jugador. He tenido que subir mucho el brillo de mi pantalla para poder ver un poco. Esto es una pena porque fuera de las grutas se ve todo muy bien.

Otro de mis problemas es la recta final del juego. Todo tiene muy buen ritmo, pero entrando en la última parte, cuando ya tenemos todos los personajes y todas las habilidades, el juego te da “más libertad” para que encuentres una serie de objetos escondidos. Esta parte es confusa. Yo personalmente he necesitado guía en un par de puntos, simplemente porque no sabía por dónde meterme.

Además, otra cosa a comentar es el cambio de personaje. A lo largo de World to the West hay repartidos una serie de tótems. Desde ahí, podemos cambiar nuestro personaje, o teletransportarnos a otros ídolos visitados anteriormente. Destacar también que da igual que hayamos desbloqueado uno de estos con un personaje, ya que tendremos que hacerlo individualmente con todos. Si tenemos que ir de un Punto A, a un Punto B, tendremos que recorrer el camino cuatro veces. Al final, se hace un lastre. Comprendo que la idea de esto es no acceder con ciertos protagonistas a zonas de las que no podrían salir.

Esto se podría haber solucionado cerrando un poco la exploración del jugador. Incluso colocándonos en entornos pseudo cerrados, en los que solucionar los puzles con lo ofrecido. Luego ya, que te dejen volver a las zonas de las pruebas para encontrar coleccionables, bien. Pero creo que no está bien que prácticamente te guíen de la mano a los puzles y luego te suelten tan campantes a la aventura. Este tipo de juego no se puede permitir hacer eso.

Por otra parte, otro punto que me desagrada es el combate. De simple, es poco preciso, y más de una vez me he llevado puntos de daño de más porque el juego quiere. Esto es especialmente horroroso en el enfrentamiento contra cierto boss al que nos enfrentamos usando al niño. Considero que justo a partir de ese punto comienza el bajón.

Es una pena porque World to the West es atractivopero sus fallos y su recta final, sumados a bugs que han saltado entorpecen la experiencia de un buen juego. Estos últimos han estado más presentes como para hacer la vista gorda. Creo que es un buen título, pero me llevo un sabor de boca bastante agridulce por sus carencias. Pero no terminemos este análisis de malas. Insisto en que, hasta el final, he disfrutado mucho la obra. He salido con curiosidad por Teslagrad y por lo que vaya a hacer Rain Games en un futuro. Esta gente sabe de diseñar niveles, y mis mayores problemas con este título vienen a la hora de tener que llevar a todos los protagonistas. Así que imagino que centrándose en un solo personaje la cosa ira mejor.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *