New Gundam Breaker

New Gundam Breaker: la tragedia de no seguir las instrucciones

Debo mucho a los videojuegos de Mobile Suit Gundam. La franquicia nunca ha gozado de excesiva popularidad en España; principalmente, porque nunca nos han llegado las series de televisión. Sí que nos llegaron, no obstante, algunas de sus adaptaciones para consola; juegos como Gundam Battle Assault o Dynasty Warriors Gundam, que me introdujeron a todo este universo que no conocía. Si no los hubiera probado en su momento, quizá nunca habría desarrollado mi afición por el género mecha, ni por los robots gigantes pilotados.

Quizá se deba a eso que mis sentimientos hacia New Gundam Breaker son tan contradictorios. Una parte de mí adora el concepto que plantea, además de estar encantada con el hecho de poder disfrutar de la subsaga Breaker fuera de Japón; de forma oficial, quiero decir. Por otro lado, por desgracia, no puedo esconder mi decepción al encontrarme con un juego hecho a medias, que no llega desenvolver todo su potencial por una culpa clara de las prisas y del trabajo poco pulido. Esta iba a ser la gran oportunidad para acercar, aún más, los juegos de Gundam a occidente. De que nosotros también pudiéramos formar parte de este fenómeno, en vez de seguir quedando como espectadores alienados. ¿Cómo han sido capaces de echarlo a perder?

New GUNDAM BREAKER_20180710173700

Empezaré diciendo que no pienso que New Gundam Breaker sea un mal juego. Sus propuestas jugables no convencerán a todo el mundo, pero no son malas en sus cimientos. Es en la ejecución donde el juego palidece, sobre todo cuando entramos en la comparación con los juegos que le precedieron.

Como cabría esperar de un BreakerNGB se basa en la creación y personalización de los Gunplas; los modelos de Mobile Suits en plástico. Este aspecto, junto a extenso editor, es uno de los mejores elementos del juego, y donde los fans dedicados verán pasar la mayoría de su tiempo. Resulta muy divertido experimentar con las diferentes combinaciones del catálogo y colorearlas a nuestro agradado, creando desde tremendas abominaciones hasta temibles máquinas de guerra. El juego luce fantástico con el Unreal Engine 4, ofreciendo modelos muy vistosos y cuidados. No será lo mismo que construirlos a mano (tampoco sabría decir, ya que carezco de experiencia en ese campo), pero para los que como yo, adoran los mechases una forma genial de pasar horas y horas simplemente diseñando nuestros robots.

Es una lástima que no se pueda decir lo mismo de las misiones en sí, cuando vemos a nuestros Mobile Suits lanzarse a la batalla. En esos momentos, New Gundam Breaker se convierte en la beta del juego que podría haber sido, con problemas muy serios de rendimiento que perjudican a la jugabilidad. El juego suele funcionar a un framerate reducido, con caídas habituales e incluso cuelgues de varios segundos de duración. Cuando hay muchos enemigos y efectos visuales en pantalla, el juego se convierte en un pase de diapositivas más frustrante que placentero, que casi me provoca tirar el mando al suelo del enfado que me produjo. A veces es muy difícil comprender qué es lo que está pasando en combate, porque el juego no te da pie a reaccionar, pero la CPU no tiene que lidiar con esos problemas. No es justo, ni tampoco divertido.

Pero un mal framerate no es nuestro único oponente verdadero; también tenemos el problema del mal manejo de nuestro personaje. Me es difícil de explicar por qué los controles no funcionan bien sólo a través del texto, pero para que os hagáis una idea, hay como un desfase entre el momento en que pulsamos el botón y el momento en que el Mobile Suit ejecuta una acción. En ocasiones, pulsar el botón ni siquiera produce una respuesta, quedando a merced de nuestros rivales o, lo que es peor, desperdiciando el medidor de habilidad especial que acabamos de utilizar. Mención aparte se la lleva el sistema de fijado de blanco, que además de contar con estos mismos problemas de respuesta al input, tiene el honor de ser uno de los peores  que he visto en mi vida como jugadora.

¿Qué ocurrió con New Gundam Breaker? ¿Por qué un juego que tenía que ser tan importante, parece haber sido elaborado con tan poco cuidado? No es que no tenga cualidades que no lo rediman, porque sí, contiene elementos que son legítimamente disfrutables. Como la ya mencionada personalización de los Gunplas, ¡o la historia! No es que NGB sea un juego que destaque por su narrativa, pero es una trama sencilla, divertida y que recuerda a aquellas series para niños donde hablan de sus juguetes como quien practica un arte marcial. Si acaso, estoy un poco triste porque este modo repleto de clichés podría haber dado más de sí… pero también se queda a medias.

New GUNDAM BREAKER_20180626163701

En defensa de Bandai Namco, han prometido que el juego recibirá actualizaciones y arreglos a lo largo de este verano, además de misiones especiales de evento con MS únicos. Uno de esos parches ya ha llegado, en el momento de publicar esto, y aunque no lo he podido probar de forma exhaustiva, sí que se aprecia una leve mejoría. La cuestión es, ¿será suficiente? Podrán esos esfuerzos traer de vuelta a los fans dolidos, ¿o el daño será demasiado grande como para corregir? Cuando intenté jugar online para poder probar el modo multijugador, no pude encontrar partida alguna. ¡Estamos hablando de un juego que salió a finales del mes pasado! Yo me reafirmo en que el juego tiene potencial, y que la base en sí es buena. Pero, ¿qué futuro le depara con este pronóstico?

Cuando jugué por primera vez a New Gundam Breaker, odié la responsibilidad de tener que escribir este análisis. Gundam es una gran franquicia; una que adoro, y que merece mayor presencia en nuestras consolas y ordenadores. Pero no de esta forma. Estoy convencida de que los fanáticos más acérrimos podrán disfrutar del paquete que ofrece NGB; a pesar de mi negatividad, yo misma reconozco que no me arrepiento de haberlo jugado. La personalización de los Gunplas me seguirá trayendo de vuelta de vez en cuando; sobre todo cuando ya hayan salido los parches pertinentes. Pero para el resto de jugadores, no obstante, este es uno que quizá deberían ignorar; a menos que esté a un precio asequible. Las piezas que hay son las adecuadas, pero alguien hizo un estropicio a la hora de ensamblarlas.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *